Arriendan Ambulancia para realizar Scanner

Susan Porras Fernández está en el ojo del huracán. Por una parte, un grupo pequeño de dirigentes, de poco arraigo y de alto cuestionamiento, pide su cabeza; por la otra, el scanner del San Camilo está malo hace un buen tiempo, y eso se ha transformado en un dolor de cabeza. En un gran dolor de cabeza.

La Ingeniera Porras es sanfelipeña, es joven. A punta de capacidad se ha impuesto. Primero en el Hospital de la ciudad, posteriormente, en el Servicio de Salud Aconcagua.

Pero también ha demostrado ser pragmática. Hizo un guiño al actual gobierno al invitar a la prestigiada otorrinolaringóloga Carmen Meléndez Pinto, reconocida militante de izquierda, a asumir la subdirección médica de la repartición, en reemplazo de la siquiatra Iris Boisier Utz.

Eso, sumado a que ganó el cargo por alta dirección pública, y que está vigente hasta el 2025, le ha dado un buen margen de maniobra. Y eso a algunos no les gusta.

Por llamativo que parezca, Porras está bien evaluada a nivel sectorial y regional. Y un dato no menor, al menos 2 gremios, los mayoritarios, la apoyan decididamente. Que un grupo de «trabajadores» que funcionan bajo la lógica de las malas prácticas, pida su cabeza, ni siquiera la conmueve.

Susan Porras no elude el conflicto. Le importan los problemas de la gente, por lo menos eso transmite. Por lo mismo, para ella es central el problema del scanner de San Felipe.

En lo inmediato, ordenó contratar una ambulancia exclusiva, 24-7, para trasladar pacientes a realizarse los exámenes en Los Andes. Al mismo tiempo, busca que los trabajadores y trabajadoras no estén sobrecargados

Porras quiere tener cuanto antes un scanner en San Felipe. Ha habido una comedia de equivocaciones. En el sistema público, los procesos son demorosos. La Contraloría ya tomó razón del proceso. Ahora viene la adquisición, que también tiene sus tiempos, y un costo cercano al millón de dólares.

Mientras, los exámenes se seguirán realizando en Los Andes y los pacientes serán trasladados en la ambulancia exclusiva. Lo más seguro es que, antes de la llegada del nuevo equipo de imagenología, sea arrendado otro el que, esperemos, sea compatible con la corriente de nuestro país, y que pueda funcionar.

No se pide nada más, sólo que funcione.

Comentarios