Madre de Rafael Vivar: «Fue un ángel que pasó y dejó muchas enseñanzas»

Faltaban unos días para que cumpliera 53 años. Pero su corazón generoso se detuvo. Rafael Vivar Cruz era más que un conductor de colectivo. Era un personaje de San Felipe. Era el Viejo Pascuero, el Colocolino, el que llevaba a todas y a todos, sin excepción. Y también el que se encargaba de transportar niñas y niños desde sus casas a los colegios, y viceversa.

A casi un mes de la repentina muerte del «Rafa», su madre, la Sra. Berta Cruz, agradeció las enormes muestras de cariño que ha recibido

Doña Berta destacó, entre otras personas, la gentileza que la Alcaldesa Carmen Castillo tuvo con su hijo. Y dijo con orgullo «hice una buena crianza con él, porque era muy divertido, desordenado como mucha gente le decía, pero igual era un hijo bien ejemplar, buen amigo y buen hermano»

 

Comentarios