5 viviendas convertidas en cenizas por incendio en toma de San Felipe

La precariedad en grado extremo. Esa es la realidad de la toma, ubicada al final de la calle Tacna, en San Felipe.

Tienen una serie de cosas. Pero lo más importante no está. Agua, luz, alcantarillado. Lo básico, al fin y al cabo. Viven en terrenos que no le pertenecen. Viven en casas construídas con placas de madera aglomerada, como eran las cajas de la Cormecánica. Por eso es una toma.

Y la noche de este miércoles, nuevamente hubo un incendio. El segundo. La primera vez fueron 4 casas. Esta vez, fueron 5. Y cada vez que suena la sirena de los Bomberos por un siniestro en la toma, se teme lo peor.

Pero, afortunadamente, los Bomberos de San Felipe, encabezados por el Comandante Juan Carlos Herrera Lillo, saben qué hacer. De hecho, tienen diseñado un plan de contingencia ante cualquier contingencia que ocurra ahí.

Habrá más incendios? Sí. Habrá fallecidos? Esperemos que no. Se les expropiará porque son una piedra en el zapato? O alguna vez, aunque sea una realidad molesta, se les tratará como seres humanos? Que tienen la legitima necesidad de tener un techo donde cobijarse?

O porque son extranjeros son una lacra? Y no tienen derechos? No vinieron a nuestro país por gusto. Se tomaron en serio lo que decía Chito Faró «y verás como quieren en Chile, al amigo cuando es forastero.»

Algún día tendremos que entenderlo.

Comentarios